Concurso necesario: privilegios del acreedor solicitante